El Estado está obligado a otorgar servicios médicos de alta especialidad a la población, para que pacientes con enfermedades crónicas como: cáncer, diabetes, afecciones cardiacas, entre otras, tengan  tratamiento garantizado, sin tener que endeudarse o vender su patrimonio, señaló el diputado federal del PRI, Fernando Galindo Favela.

Esas enfermedades, las más costosas, son las que se cubren con los ahorros del Fondo de Salud para el Bienestar, sin embargo, su reserva de poco más de 100 mil millones de pesos está en riesgo de desaparecer, porque el Gobierno federal pretende arrebatarlo del bolsillo de las familias mexicanas, alertó el legislador.

“Sin los recursos del fondo, el Estado no va a contar en el mediano plazo, con recursos suficientes para darle atención en salud a los mexicanos, ni para equipar y construir nuevos hospitales; ese dinero guardado y etiquetado, tiene una función social y es responsabilidad del Congreso de la Unión protegerlo y evitar se destine al gasto corriente e inercial del gobierno”, explicó.

El Presidente de la Comisión de Economía, Comercio y Competitividad de la Cámara de Diputados, dijo, que tal y como pasó con la extinción de los fideicomisos, esta nueva “ocurrencia”  es una mala idea, que va a impactar en la salud y la economía de México, por eso,  el llamado al partido en el poder, para que desista en su propósito de reformar la Ley General de Salud, a fin de eliminar el Fondo de Salud y transferir dichos ahorros a la Tesorería de la Federación, donde la Secretaría de Hacienda, decidirá en qué se van a utilizar y lo hará a discreción.

“El gobierno, más allá del problema financiero que tiene, no debe resolverlo abriendo boquetes en los distintos sectores de la población”, reclamó Galindo Favela, al mismo tiempo que  desacreditó, la creencia de que el dinero será para comprar vacunas contra el COVID-19, debido a que lo recaudado no trascenderá en el ejercicio fiscal 2021.

Exigió que en el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año, la prioridad se centre en la reactivación económica, la recuperación del empleo, los incentivos a la inversión del sector privado y a las familias mexicanas, que han tenido que incrementar su gasto en materia educativa y de salud, así como, una partida suficiente para la compra de vacunas, que de acuerdo a especialistas, compromete entre 50 y 60 mil millones de pesos.

El  legislador federal, advirtió que en la propuesta de Ley de Ingresos 2021, el Gobierno federal solicitó endeudamiento por más de 700 mil millones de pesos, no obstante, dijo, preocupa el saldo de la deuda como proporción del Producto Interno Bruto,  porque creció más de 10 puntos respecto al 2018,  y “si vamos a pedir más deuda, tiene que ser para la reactivación económica y no para el gasto corriente”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *