El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) investiga una serie de llamadas automáticas que instan a las personas a quedarse en casa el día de las elecciones en Estados Unidos.

Funcionarios estatales y locales han mostrado inquietud por al menos dos campañas automáticas separadas de llamados, en momentos en que millones de estadunidenses eligen entre el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

Expertos dijeron estar desconcertados especialmente por una de las campañas, que le pide a la gente que se quede en casa pero no menciona explícitamente la votación.

«Hay un poco de confusión sobre esto», dijo Giulia Porter, vicepresidenta de RoboKiller, una compañía que lucha contra los operadores de telemarketing y las llamadas automáticas y ha estado siguiendo la campaña.

El audio de las llamadas, que RoboKiller compartió, presenta una voz femenina que dice: «Hola. Ésta es solo una llamada de prueba. Es hora de quedarse en casa. Mantente a salvo y quédate en casa».

Porter dijo que la llamada se realizó millones de veces en los últimos 11 meses, pero el martes se disparó al número 5 o al número 6 en la lista de las principales llamadas spam.

El FBI dijo que estaba al tanto de los informes de las llamadas automáticas y que no tenía más comentarios para realizar. Porter dijo que su compañía aún está en proceso de recopilar cifras sobre estas llamadas, pero estimó que «miles o decenas de miles» de personas la han recibido.

Uno de ellos fue Hashim Warren, un votante demócrata de color que vive en Greensboro, Carolina del Norte, y trabaja en marketing en una empresa de desarrollo web.

Warren dijo que la llamada aumentó los temores que él y su esposa ya tenían por la posible violencia en torno a las elecciones por parte de los partidarios de extrema derecha del presidente Donald Trump.

El hecho de que dijera ‘mantente a salvo’ se sentía vil y profético, como si supieran que había otras cosas», dijo Warren en una entrevista telefónica.

Janaka Stucky, de 42 años, una votante demócrata que vive en Medford, Massachusetts, también recibió una llamada automática esta mañana.

«Lo primero que pensé fue que en realidad se trataba de una llamada de prueba municipal por un cierre por el COVID-19. Cuanto más lo pensaba, me decía: oh, esto en realidad se siente realmente extraño. Luego comencé a sentir que era una especie de, tal vez, un esfuerzo por suprimir votantes».

(milenio.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *