El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que Alfonso Romo dejará su cargo como jefe de la Oficina de la Presidencia; sin embargo, aclaró que continuará como su principal enlace con el sector privado.

«Lo cierto es que fue funcionario público solo por tratarse de nosotros. Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo», escribió en Twitter.

El Presidente junto con Alfonso Romo y un grupo de empresarios se encuentran comiendo, tras darse a conocer la noticia de que dejaría su cargo en la Oficina de la Presidencia. La IP reconoció la labor de Romo, ya que fue un gran interlocutor entre el gobierno federal y el sector empresarial.

El mandatario afirmó que Alfonso Romo comparte su visión de que «lo que importa no es el cargo, sino el encargo», y reconoció que es un «hombre independiente, honesto y comprometido con las causas justas», pero sobre todo su amigo.

López Obrador agradeció su trabajo y aseguró que nunca olvidará que fue uno de los primeros empresarios en adherirse a su movimiento para la transformación de México.

«Nunca olvidaré que fue el primero de los empresarios en adherirse al movimiento de transformación», mencionó.

Alfonso Romo dejará la coordinación de la Oficina de la Presidencia, pero seguirá siendo mi principal enlace con el sector privado. Lo cierto es que fue funcionario público solo por tratarse de nosotros. Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo. pic.twitter.com/V6EfLuFqjw

— Andrés Manuel (@lopezobrador_) December 2, 2020

Hay que aprovechar la guerra comercial China-EU: Alfonso Romo

Está convencido de que la oportunidad tras la pandemia de COVID-19, con la regionalización de las cadenas de valor y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pone las condiciones a favor del país, pues «por todos lados se están alineando las estrellas para que México se convierta en el paraíso de la inversión».

De hecho, al interior del gobierno ya se analizan proyectos para desarrollar que significarán entre 50 y 100 millones de dólares de inversión. Aunque el entorno no es fácil: «El año que entra lo veo muy complicado, ¿Cuál es la obligación nuestra, del gobierno y de la oficina? Es cambiar la tendencia, porque el mundo está complicado, no hay demanda, con esto de la nueva pandemia no sabemos cuánto va a durar».

(milenio.com)