El Reino Unido empezará a comienzos de la próxima semana a vacunar contra el coronavirus a los grupos más vulnerables, después de que los reguladores británicos aprobaron la inoculación desarrollada por las empresas Pfizer, de Estados Unidos, y BioNTech, de Alemania.

Por la vía de emergencia, la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA, en inglés) autorizó la vacuna, que ofrece un 95 por ciento de protección y es segura para toda la población, tanto jóvenes como ancianos, informó hoy el gobierno.

Tras la aprobación, Reino Unido se convirtió en el primer país del occidente en aprobar la vacuna, mientras que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) informó ayer que comenzó a evaluar las solicitudes de uso «condicional» de estas dosis.

«El gobierno ha aceptado hoy la recomendación de la MHRA de aprobar para su uso la vacuna contra la COVID-19 Pfizer/BioNTech. Esto sigue a meses de rigurosos ensayos clínicos y un exhaustivo análisis sobre los datos por parte de los expertos de la MHRA», señaló en un comunicado el Ministerio de Sanidad británico.

Esta vacuna, que requiere un nivel de refrigeración de unos 70 grados bajo cero, será suministrada en dos dosis, con una diferencia entre ellas de aproximadamente un mes.

Según los reguladores, la vacuna será efectiva siete días después de que una persona reciba la segunda dosis, si bien hay algún tipo de protección 12 días después de la primera.

El Reino Unido tiene comprometidas 40 millones de dosis, que permitirán vacunar a 20 millones de personas.

Reino Unido sostienen que trámite se hizo bajo normas internacionales

Las autoridades británicas informaron además que la aprobación por la vía de la emergencia contó con todos los estándares internacionales, «sin omitir procedimientos».

«La seguridad de la población siempre tendrá prioridad. Esta recomendación ha sido dada por la MHRA después de la evaluación científica más rigurosa de cada dato», insistió la responsable de esa agencia reguladora, June Raine.

El representante del organismo regulador afirmó también que los expertos han concluido que las dosis cumplen con «los estrictos niveles de seguridad, calidad y efectividad».

En su cuenta de Twitter, el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, escribió que «la ayuda está de camino» y agregó que la Sanidad pública (NHS, por sus siglas en inglés) está preparada para «empezar a vacunar a principios de la próxima semana».

Help is on its way.

The MHRA has formally authorised the Pfizer/BioNTech vaccine for COVID-19.

The NHS stands ready to start vaccinating early next week.

The UK is the first country in the world to have a clinically approved vaccine for supply.

— Matt Hancock (@MattHancock) December 2, 2020

June Raine, por su parte, destacó que se evaluaron cientos de miles de datos y que diferentes grupos de expertos, entre ellos científicos y médicos, trabajaron en forma paralela para acelerar la aprobación.

¿Cómo será la vacunación en Reino Unido?

Wei Shem Lim, presidente del Comité Conjunto sobre Vacunación e Inmunización (JCVI, en inglés), que asesora al gobierno británico, informó que la vacuna es «segura» y «efectiva» y dijo que los grupos más vulnerables serán los primeros en ser vacunados.

Este experto enumeró un total de nueve grupos que tendrán prioridad a la hora de recibir las dosis. Los primeros serán los ancianos que viven en residencias y el personal que les cuida.

•             Grupo 1: Adultos mayores de residencias y personal que los cuida.

•             Grupo 2: Todos los mayores de 80 años y personal sanitario.

•             Grupo 3: Quienes tengan más de 75 años

•             Grupo 4: Los mayores de 70 años.

•             Grupo 5: Los que tengan 65 años o más.

•             Grupo 6: Las personas de entre los 16 y los 64 años que tengan problemas de salud previos y estén en riesgo de contraer COVID-19.

•             Grupo 7: Quienes tengan más 60 años.

•             Grupo 8: Personas mayores de 55 años.

•             Grupo 9: Quienes tengan 50 años o más.

¿Cómo será el plan para vacuna en Reino Unido?

Según el gobierno, el Reino Unido tiene 50 hospitales preparados para empezar a vacunar la próxima semana, así como centros especiales, centros médicos de barrio y las farmacias.

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó de «fantástica» la aprobación y resaltó que la vacuna «nos permitirá recuperar nuestras vidas y poner en marcha la economía otra vez».

La noticia coincidió con el levantamiento del confinamiento en Inglaterra que había entrado en vigor el 5 de noviembre y la aplicación de un plan de restricciones de tres niveles -medio, alto y muy alto-, lo que implica que el 99 por ciento del territorio inglés estará sujeto los dos máximos grados de alerta para contener la COVID-19.

Las otras regiones británicas -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- aplican otras medidas restrictivas.

(milenio.com)