Con 400 votos a favor, 48 en contra y 8 abstenciones, el Pleno de la Cámara de Diputados reprobó la Cuenta Pública Federal del 2018, correspondiente al último año del mandato del expresidente Enrique Peña Nieto.

De acuerdo al dictamen de la Comisión de Hacienda, que encabeza el morenista Erasmo González Robledo, “considerando que no se cumplieron a cabalidad los objetivos de la política del gasto, y que los avances en el cumplimiento de los objetivos de los programas nacionales sectoriales tuvieron un impacto marginal en beneficio de la sociedad, no existen elementos suficientes para aprobar la Cuenta de la Hacienda Pública Federal correspondiente al ejercicio fiscal 2018”.

Y es que, según los resolutivos del dictamen, los ingresos públicos presupuestarios ascendieron a 5 billones 115 mil once millones de pesos, cifra superior en 336 mil 819.6 millones de pesos respecto a lo considerado en la Ley de Ingresos de la Federación.

 En tanto que el Gasto Público Neto ejercido fue de 5 billones 611 mil 559 millones de pesos, equivalente al 6.3 por ciento superior al aprobado por los diputados.

“El gasto adicional y que fue ejercido más allá de la autorización legislativa llegó a 331 mil 892 millones de pesos”.

“En el conjunto de los Ramos Administrativos el gasto realmente observado excedió en 16 por ciento lo aprobado por la Cámara de Diputados. Eso significó 163,769 millones de pesos”.

En cuanto a la Oficina de la Presidencia de la República, las erogaciones fueron por más del doble de lo aprobado, toda vez que, en lugar de 1,797 millones de pesos, “ejerció realmente 3,682 millones de pesos, por medio de transferencias recibidas durante el ejercicio, que representaron un incremento del 105 por ciento”.

“Lo anterior ejemplificó el uso de amplios márgenes de decisiones discrecionales como característica de la gestión financiera de los recursos públicos”

En el resolutivo Cuarto, refiere que “en lo general, se estima que durante el ejercicio 2018 no se cumplieron los objetivos del desarrollo nacional ni se logró una mejora significativa en la calidad de vida de los ciudadanos.

“La evolución sexenal de los indicadores de pobreza, desigualdad, competitividad, violencia, informalidad y precariedad laboral, así como el acceso a servicios públicos de calidad, apuntan a que el desempeño del gobierno federal no priorizó de manera efectiva el bienestar de la población”.

Destaca que la opacidad en el manejo del Fideicomiso Fuerza México que “recibió y asignó recursos prevenientes de donaciones del extranjero” para atender a la población afectada por los sismos de 2017.

En el Ramo 23, el Fondo para el Fortalecimiento Financiero rebasó su monto aprobado originalmente de 2,537 millones de pesos “para distribuir en realidad 50,172 millones de pesos durante su ejercicio de manera discrecional. Eso significa que distribuyeron libremente 47,634 millones de pesos”.

También refiere que la Auditoria Superior de la Federación practicó 1,807 auditorías a la Cuenta Pública 2018, de éstas se desprendieron 7,268 observaciones, que dieron lugar a 10,152 acciones.

El mayor número de irregularidades se identificó en el Gasto Federalizado “y por su número de éstas se concentraron en las entidades federativas de la Ciudad de México, Morelos, Oaxaca, Estado de México y Jalisco, “por lo cual se dará seguimiento a su observación o sanción en los términos previstos en las leyes. Así mismo los estados con mayor monto observado son Estado de México, Tamaulipas, Tabasco, Puebla y Chihuahua”.

El dictamen será publicado en el Diario Oficial de la Federación para sus efectos legales.