El costo de la inseguridad pública para los hogares y unidades económicas ascendió a 508 mil millones de pesos, que equivalen a 2.73 por ciento del Producto Interno Bruto del país, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2020 (ENVIPE), las familias mexicanas gastaron 282.1 mil millones de pesos, equivalentes a 6 mil 931 pesos por cada persona afectada por la inseguridad.

Las pérdidas por victimización representaron 62.9 por ciento de dicho gasto, mientras que las medidas preventivas en los hogares concentraron 33.6 por ciento del dinero destinado a mejorar la seguridad de las familias, mientras el 3.5 por ciento restante se debió a gastos a consecuencia de los daños en la salud.

Las mayores pérdidas se observan para las víctimas de robo de vehículo, las cuales tienen un costo promedio de 25 mil 511 pesos por delito, seguido por el fraude (10 mil 215 pesos) y el robo a casa habitación (5 mil 472 pesos).

En el caso de las unidades económicas, la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) revela que los negocios gastaron 225.9 mil millones de pesos, equivalentes a 1.2 por ciento del PIB, lo que significa un incremento de 34.5 por ciento con respecto al último registro de 2017.

En este caso, los dueños de comercios y unidades de servicios destinaron 58.7 por ciento del dinero total a implementar medidas preventivas como cambiar cerraduras o candados, instalar alarmas o cámaras de vigilancia, cambiar puertas o ventanas, contratar seguros contra robo, entre algunas otras.

Las cifras del Inegi revelan que el costo promedio del delito por unidad económica a consecuencia del gasto en medidas de protección y de las pérdidas a consecuencia del delito ascendió a 85 mil 329 pesos, siendo Querétaro la entidad con mayores pérdidas por delito con un equivalente a 349 mil pesos, seguida por Ciudad de México con 312 mil pesos.

El vicepresidente del Inegi, Adrián Franco, explicó que el costo de la violencia ascendió a casi 3 por ciento del PIB, lo que resulta un dato importante “porque los negocios desembolsan cada vez más dinero para protegerse de la delincuencia, lo mismo que las personas”.

Franco agregó que esta tendencia da cuenta de que la delincuencia no responde necesariamente a periodos de gobierno. Es un fenómeno estructural de largo plazo, ya que por largos periodos de tiempo hemos tenido prácticamente una tercera parte de hogares víctima de la delincuencia”.

Cifra negra

La cifra negra tanto en delitos cometidos a personas como a negocios se ubicó en niveles similares: 92.4 por ciento en el primer caso y 92 por ciento en el segundo, de acuerdo con los resultados arrojados por el Inegi.

La ENVIPE explica que la no denuncia en personas físicas fue inferior en 0.8 por ciento con respecto al año pasado, mientras que la ENVE muestra que los negocios registraron un incremento de 5.6 por ciento en comparación con el último registro de 2017.

Papel de la pandemia

El presidente del Inegi, Julio A. Santaella, explicó que “el hecho de que las personas se quedaran en casa definitivamente cambia la dinámica social y movilidad, por lo tanto, también la interacción entre unas personas y otras y entre víctimas y victimarios”.

La ENVIPE estima que 22.3 millones de mexicanos fueron víctimas de un delito durante el año pasado, lo cual representa una tasa de prevalencia delictiva de 24 mil 849 víctimas por cada 100 mil habitantes durante 2019, lo que representa una disminución de 12 por ciento.

La encuesta explica que se cometieron 30.3 millones de delitos en el país contra ciudadanos, de los cuales 27 por ciento fueron robos en calle o transporte público; 15.3 por ciento extorsiones; 15.1 por ciento fraudes y 11.4 por ciento robo total o parcial de vehículos, por mencionar los más relevantes.

En el caso de las unidades económicas, la ENVE estima que 30.5 por ciento de los comercios fue víctima de algún delito, lo que representa una disminución de 3.2 por ciento con respecto a los niveles de 2017.

Además, se contabilizaron 3.9 millones de delitos asociados a 1.5 millones de empresas, siendo la extorsión y el robo de mercancía los más comunes al concentrar con 23.3 y 21.5 por ciento respectivamente.

(milenio.com)