A dos años de la alternancia, en los municipios conurbados considerados como competitivos y gobernados desde 2019 por la coalición “Juntos Haremos Historia”, que encabeza el partido Morena, mujeres alzan la mano ante la falta de representación y el aumento de casos de violencia política por razón de género.

Por ejemplo, en Oaxaca de Juárez, Santa Lucía del Camino y San Jacinto Amilpas, ubicados en la Zona Metropolitana de la capital oaxqueña, los órganos jurisdiccionales sentenciaron a los ediles por obstaculizar el trabajo de las mujeres, sin embargo, los infractores buscan la reelección y otros cargos populares para evitar ceder los espacios en términos de equidad de género.

En el proceso electoral 2018, la coalición “Juntos Haremos Historia”, representada por los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), logró la presidencia en 46 de los 153 municipios que se rigen por sistema de partidos políticos, pero solamente en 13 son encabezados por mujeres.

En los municipios conurbados considerados como competitivos, las mujeres emanadas por la coalición, no cuentan con espacios para contender por la presidencia municipal como ocurre en Santa Lucía del Camino y Oaxaca de Juárez.

A nivel estatal, de acuerdo a los datos del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), en el proceso electoral ordinario 2018, de las 153 alcaldías que se rigen por este sistema, en 52 fueron elegidas las mujeres, lo que representa apenas el 33.98 por ciento, lo que representa para el estado de Oaxaca una paridad simulada.

Paridad, un acto de justicia

En los órganos legislativos actualmente existe una paridad representativa en los congresos locales y federales, sin embargo, después de las reformas aprobadas en el Senado de la República, los tres niveles de gobierno y los municipios tendrá la obligación de garantizar la igualdad de oportunidades entre las mujeres y los hombres.

La senadora Malú Micher, de la Comisión de Igualdad de Género, explicó que, a partir del 2019, ya existen reformas a la Constitución para que los tres niveles de gobierno; poder ejecutivo, legislativo y judicial, puedan contar con estructuras paritarias.

“Esto también se tiene que hacer en los tres órdenes de gobierno como federal, estatal y municipal, las listas de las presidencias municipales, los gabinetes deben de integrarse paritariamente, incluido en las comunidades indígenas”.

Expuso que el primer paso será en los 15 estados donde habrá elecciones a gobernador y gobernadora. “Estamos hablando que ahora se deben elegir a 7 mujeres y 8 hombres”.

“Tenemos que avanzar que se aplique la paridad en todo porque los hombres siempre iban en caballo  de hacienda y las mujeres muy bien gracias, pero ahora ya no porque las mujeres tenemos un proyecto de nación, justicia, salud, de derechos humanos, ya no queremos intérpretes o intermediarios, queremos estar donde se decide sobre la vida, presupuesto o la salud, es un tema que no solamente tiene que ver con lo que han argumentado los hombres, el tema de la capacidad, sino un tema de justica y de oportunidades”.

En referencia lo que ocurre en los municipios de Oaxaca, afirmó que la paridad ya no se debe ver como una cuota, sino como como un hecho de justicia e igualdad. “La mitad y la mitad, la mitad de lo que nos pertenece y donde tenemos que estar todas y todos, no vamos a reproducir actos de simulación, queremos igualdad de oportunidades y de trato”, apuntó la senadora.

En fechas recientes, el mismo Presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que mantendrá la participación paritaria de las mujeres en su gabinete, caso contrario a que ocurre con las candidaturas y en los ayuntamientos de la entidad oaxaqueña, gobernados en su mayoría por Morena.

Violencia política, otro reto

De las mujeres que lograron acceder a un espacio de representación, ahora enfrentan otro reto como es la violencia política, ejercida por quienes lograron alcanzar las presidencias municipales.

En el municipio de Oaxaca de Juárez, el Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO), sentenció al presidente municipal Oswaldo García Jarquín, por violencia política de género en contra de Jaqueline Escamilla Villanueva, cuando ejercía como directora del Instituto Municipal de la Mujer.

Se ordenó al edil ofrecer una disculpa pública en sesión de cabildo, restituir en el cargo a Escamilla Villanueva y pagar una multa de 21 mil 720 pesos.