Los banqueros del país alertaron que las reformas a la ley del Banco de México (Banxico), mismas que fueron aprobadas por la Cámara de Senadores y que se encuentran en discusión en el Congreso, pondrán al banco central y al país en un grave riesgo, lo que lo posicionaría como un imán para hacer lavado de dólares ilícitos.

“Creemos que la iniciativa de ley aprobada por el Senado de la república como está en estos momentos, pone en riesgo al país y es económicamente inviable al requerir la compra ilimitada de dólares al tipo de cambio oficial, lo haría un imán de dólares no solo mexicanos, sino globales para ser lavados aquí en México. Estos pequeños detalles son muy importantes para el país”, aseguró Jorge Arce, director general de HSBC México.

Durante la reunión con los diputados de la Comisión de Hacienda de la cámara baja, los representantes de los bancos comerciales nacionales e internacionales que operan en México coincidieron que no existe precedente en el mundo de que un banco central -como lo es Banxico- sea tomador de último recurso de divisas extranjeras.

“Eso provoca un riesgo tremendamente importante porque con esto le trasladamos al Estado la responsabilidad de compra de efectivo, y lo exponemos también a que tenga, desafortunadamente intervenciones que puedan ser del departamento de justicia americano y que esto puede ser llevado a su congelamiento de las reservas”, indicó por su parte el director de Santander México, Héctor Grisi.

En este sentido, el director del banco de inversión estadunidense, Bank of America, aseguró que el operar divisas en efectivo resulta riesgoso para las instituciones financieras, quienes además deben cumplir las regulaciones de los países de destino, lo que pondría al Banco de México en auditorías por parte de bancos internacionales, obligadas por autoridades de países que los obligarían a dejar de operar con Banxico.

“Imagínense nada más a un banco internacional, teniendo que auditar los procesos de lavado de dinero de Banxico, siendo el regulador y sancionarlo, lo que implicaría en que no pusiera operar las cuentas en transacciones globales, lo que sería prácticamente para el sistema de pagos en México. Las autoridades de otros países obligan a dejar de operar con Banxico y las consecuencias podrían ser muy graves”, indicó.

En este sentido, los banqueros coincidieron que la infraestructura necesaria para poder atender y prevenir los riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, los ha desarrollado la banca en México por años, lo que les ha representado inversiones de millones de dólares.

“Veríamos muy complicado que Banco de México estuviera listo rápidamente, tendría que hacer una inversión tremenda para poderlo hacer”, aseguró Grisi Checa, director general de Santander.

(milenio.com)