Una nueva cepa del coronavirus SARS-CoV-2 ha causado revuelo en el mundo entero, luego de que Reino Unido diera a conocer su descubrimiento.

Llamada «VUI 202012/01» (por «Variant Under Investigation», variante en curso de investigación), la nueva cepa comprende varias mutaciones y comportaría, según las primeras evaluaciones, un nivel más alto de contagio.

El jefe de la Autoridad médica inglesa, Chris Whitty, dijo que el Reino Unido informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de su descubrimiento.

«El grupo consultivo sobre amenazas nuevas y emergentes de virus respiratorios (Nervtag) considera que esta nueva cepa puede propagarse más rápidamente», declaró Whitty en un comunicado.

Esta idea se basa en la constatación de «un aumento muy fuerte de casos de contagio y de hospitalizaciones en Londres y en el sureste, respecto al resto de Inglaterra, en los últimos días», señaló el profesor de Medicina Paul Hunter, de la Universidad de East-Anglia.

«Este aumento parece estar causado por la nueva cepa», agregó, en alusión a las informaciones aportadas por las autoridades sanitarias.

Origen de la nueva cepa

La nueva cepa incorpora una mutación, llamada «N5017», en la proteína de la espícula del coronavirus, que le permite engancharse a las células humanas para penetrarlas.

Según el doctor Julian Tang, de la Universidad de Leicester, «esta mutación ya circulaba mucho antes, de forma esporádica, este año fuera del Reino Unido, en Australia en junio-julio, en Estados Unidos en julio y en Brasil en abril».

«Los coronavirus mutan todo el tiempo, así que no es sorprendente que emerjan nuevas variantes del SARS-CoV-2», recordó el profesor Julian Hiscox, de la Universidad de Liverpool. «Lo más importante es intentar saber si esa variante tiene propiedades que impactan en la salud de los humanos, los diagnósticos y las vacunas».

Eficacia de las vacunas

«Por todo lo que sabemos hasta el momento, y tras las discusiones que han tenido lugar entre expertos de las autoridades europeas, la nueva variante del virus no tiene ningún impacto en las vacunas, que siguen siendo igual de eficaces», dijo el ministro Jens Spahn a la cadena televisiva pública ZDF.

En tanto, Chris Whitty dijo que «no hay evidencias de que la nueva cepa cause más muertos o afecte la eficacia de las vacunas».

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció el sábado que Londres y el sureste de Inglaterra volverán a estar confinados para evitar un rebrote de contagios de COVID-19, atribuida a una nueva cepa.

«Nada indica que sea más mortífero, que cause una forma más severa de la enfermedad o que reduzca la eficacia de las vacunas», agregó Johnson.

Ante esto, Moncef Slaoui, asesor principal de la operación logística «Warp Speed» del gobierno estadunidense para adquirir y distribuir las vacunas contra el COVID-19, dijo a la cadena CNN que «aún no se sabe si esa variante del virus está presente en el país».

«Por el momento, ninguna cepa del virus parece ser resistente a las vacunas disponibles. Esta variante particular en el Reino Unido, creo, es muy poco probable que haya escapado a la inmunidad de la vacuna», dijo Slaoui.

Vuelos suspendidos

Varios países europeos, como Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Italia y Holanda, anunciaron la suspensión de las conexiones aéreas, y en algunos casos marítimas y ferroviarias, con el Reino Unido.

En la mayoría de los casos, esta medida será efectiva a partir de la medianoche de este domingo y durará al menos un día o dos, mientras se evalúa la amenaza de la nueva cepa y se coordina una respuesta.

«Una mutación infecciosa del virus del COVID-19 circula en Reino Unido. Se dice que se contagia más fácil y rápidamente y es más difícil detectarla», aseguró el Ministerio de Salud holandés en un comunicado.

Del mismo modo, Bélgica suspenderá todos los vuelos y conexiones ferroviarias del servicio Eurostar procedentes del Reino Unido, una medida parecida a la adoptada por Holanda.

Dónde se encuentra la cepa mutada

La Agencia Europea de Control de Enfermedades (ECDC), que incluye a una treintena de países, incluyendo a los miembros de la UE y al Reino Unido, no descartó que la variante esté circulando ya fuera del territorio británico.

Según la OMS y la ECDC, ya se han notificado varios casos fuera del territorio británico: nueve en Dinamarca, uno en Holanda y otro en Australia.

«La mayoría de los países de la Unión Europea secuencian el virus en una proporción mucho menor que el Reino Unido, así que no se puede descartar una circulación fuera del Reino Unido», observó la ECDC.

«Las personas con un vínculo epidemiológico con los casos portadores de la nueva variante o que hayan viajado a los sectores infectados deben ser identificados inmediatamente», subrayó la agencia europea, que instó a examinar, aislar y hacer un seguimiento de sus contactos.

La OMS recomienda «a todos los países que incrementen sus capacidades de secuenciación del virus SARS-CoV-2 en la medida de lo posible y que compartan los datos a nivel internacional, sobre todo si se identifican las mismas mutaciones problemáticas».

Además de los tres países que detectaron en su territorio la cepa procedente del Reino Unido, «otros países informaron a la OMS de otras variantes que incluyen algunos cambios genéticos de la variante británica», sobre todo, una mutación llamada «N501Y».

Sudáfrica, que también notificó una variante problemática el viernes, considera que la mutación estaría detrás del aumento de los contagios. Una hipótesis que estaría siendo investigada, según la OMS.

(milenio.com)