El gobierno federal extendió hasta el 30 septiembre de 2024 el decreto que regula la importación definitiva de vehículos usados, ligeros y pesados, lo que elimina la incertidumbre y es un gran logro para la industria, refirió la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

En el Diario Oficial de la Federación (DOF) el gobierno federal extendió la vigencia del acuerdo, vigente desde el pasado 1 de julio de 2011, y que vencía al cierre este año, al considerar que las condiciones que motivaron la emisión del decreto aún se encuentran presentes.

La AMDA dijo que el decreto actual ha sido un instrumento valioso para regular la importación definitiva de vehículos usados a nuestro país, ya que entre 2006 y 2008 la importación de autos de segunda mano fue 18 por ciento superior a la venta de unidades nuevas, como consecuencia de una apertura indiscriminada que llenó al país de «basura automotriz».

Tras la publicación del decreto, se disminuyó la importación de unidades usadas, muestra de ello es que de enero a noviembre de 2020 los vehículos usados importados representan el 13 por ciento de la venta de vehículos ligeros nuevos y en el año 2010 -el periodo de mayor control- representaron sólo el 8 por ciento.

Guillermo Rosales, director ejecutivo de la AMDA, reconoció el trabajo de la Secretaría de Economía bajo la conducción de Graciela Márquez y de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Arturo Herrera, y refirió que “la extensión de la vigencia del decreto hasta el término de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador elimina incertidumbre y es un gran logro”.

Manifestó que mantendrán la colaboración con el gobierno federal para que exista un mercado ordenado de vehículos usados en el que persistan condiciones que brinden seguridad jurídica y apego a la legalidad para desarrollar un comercio complementario al de carros nuevos.

(milenio.com)