*Diputados actuaron bajo una lógica facciosa y mezquina con fines electorales, acusa el mandatario estatal Carlos Mendoza Davis

El gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, anunció su decisión de vetar el Presupuesto y la Ley de Ingresos locales aprobados por el Congreso del estado, al considerar que no se pueden permitir tentaciones electorales e irresponsables al reducir 60% el capítulo 3000 relativo a los servicios generales de las dependencias del Poder Ejecutivo.

Afirmó que la Ley de Ingresos, Presupuesto de Egresos y Ley de Coordinación Fiscal aprobados por el Congreso responden, tristemente, a una lógica facciosa y mezquina. Más aún cuando se modificaron de manera irresponsable.

El panista precisó que de esta manera el paquete económico aprobado para este 2020, continuará vigente en 2021, ya que nadie puede poner en riesgo la atención a la salud de las familias sudcalifornianas y la seguridad pública que tanto ha costado recuperarse en la entidad al recortar 400 millones de pesos.

1/3

Amigas y amigos: les informo sobre mi decisión de vetar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos que pretende imponer el Congreso estatal en contra de los intereses de las y los sudcalifornianos. Vetaremos también las reformas aprobadas a la Ley de Coordinación Fiscal. pic.twitter.com/Z0spnmRnHw

— Carlos Mendoza Davis (@cmendozadavis) December 31, 2020

“El Congreso ha pasado por alto el derecho de las y los sudcalifornianos a recibir servicios de calidad por parte de su gobierno estatal. Sin cumplir con lo que la ley dispone, sin ningún tipo de estudio y análisis en materia de planeación, programación, presupuestación y evaluación.

“En un claro acto de intromisión en la esfera de la competencia del Ejecutivo y, con absoluta irresponsabilidad, abandona a la gente y a sus necesidades al reducir en 60 por ciento el capítulo 3000 del presupuesto relativo a los servicios generales de las dependencias del Poder Ejecutivo”, estableció.

Mendoza Davis consideró que dicha reducción, que se realizó sin el más mínimo esfuerzo de análisis, impacta directamente a conceptos indispensables para la atención a la población mediante el funcionamiento adecuado de las dependencias de la administración estatal.

Ejemplificó que ante la cancelación del FONDEN, el pago del seguro catastrófico se convierte en la única previsión que se tiene ante la llegada de algún fenómeno meteorológico que impacte al estado y genere daños.

También afecta el pago de servicio de energía eléctrica, agua potable, servicio telefónico e internet, arrendamientos, capacitaciones, gastos de transporte de atletas de alto rendimiento y entrenadores.

Aunado a estas afectaciones, indicó, se pretende asignar 2% adicional a las participaciones que se destinaron a los municipios en el presupuesto de 2020, sin considerar de Baja California Sur es actualmente la entidad que mayor porcentaje de participaciones federales entrega a sus municipios a nivel nacional.

Por lo anterior, el mandatario dijo que tomó la decisión sin antecedente en el estado, de vetar lo aprobado por el Congreso de BCS porque “no admitimos más personas enfermen, que los negocios quiebren, la gente se quede sin empleo y sin ingreso, y se destruya la tranquilidad” en el estado.

(razon.com.mx)