El líder parlamentario de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal, afirmó que estados y particulares podrán comprar vacunas contra COVID-19 en el extranjero, pero llamó a evitar un “fraude” y a no inyectar agua destilada en lugar del fármaco.

Secundó así al presidente Andrés Manuel López Obrador en la exigencia de un control de calidad, a fin de que las vacunas sean “auténticas y de aplicación universal”.

Monreal recordó que el propio Presidente de la República dijo que si los estados o los particulares quieren adquirir vacunas en el extranjero, lo pueden hacer, siempre y cuando cumplan los requisitos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Y, sobre todo, que se garantice que no haya fraude en la aplicación del fármaco, y evitar que se inyecte agua destilada, como ocurrió en administraciones estatales pasadas”, puntualizó.

En ese contexto, el legislador calificó de “desafortunada” la disputa y la lucha de puntos de vista encontrados con respecto al proceso de vacunación.

Reconoció que la pandemia “ha sido una pesadilla” en todos los ámbitos, pero sostuvo que en 2021 México saldrá adelante, porque ya está en marcha el plan de vacunación y eso genera esperanza.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores remarcó que, a pesar de la contingencia sanitaria, los legisladores desahogaron prácticamente en su totalidad la agenda legislativa que se propusieron.

Admitió, sin embargo, pendientes como la reforma en materia de “outsourcing”, con la cual se debe actuar con mucho cuidado, además de la Ley de Educación Superior que se envió a la Cámara de Diputados y el nombramiento de Esteban Moctezuma como embajador de México en Estados Unidos.

Monreal indicó que el pleno del Senado de la República acordó tratar la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República en un periodo extraordinario, programado para el 15 de enero, “pero la pandemia no sé si nos va a dejar, porque estamos en un proceso de mayor crecimiento y contagio, al menos aquí en la Ciudad de México”.

Aseguró además que entre los senadores se generó un ambiente de cordialidad, respeto y amistad, aunque reconoció que eso se puede alterar por el proceso electoral.

“Es obvio, las elecciones polarizan y confrontan y en el Senado no será la excepción, porque cada legislador asume una posición política, electoral y partidista. Esto altera el buen ánimo que se pudo construir en los dos primeros años”, dijo.

(milenio.com)