El presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, aseguró que son 400 negocios que están a punto de la quiebra, por la contingencia sanitaria, la crisis económica y la incapacidad del gobierno municipal para no controlar el ambulantaje, por ello exhortó al gobierno del estado aplicar sanciones al comercio informal y formal que no cumplan con el nuevo decreto para disminuir contagios del COVID-19.

En entrevista con MILENIO Puebla, exhortó a los establecimientos a respetar el nuevo decreto que emitió el gobierno del estado el pasado 29 de diciembre del 2020 para evitar la clausura como sucedió con el establecimiento de Woolworth, ubicado en la calle 5 de mayo y 2 poniente.

“Hasta el momento no conocemos las causas de la clausura de Woolworth por parte de Protección Civil del municipio, por ello pedimos a los establecidos que cumplan con el decreto y al informal a ser solidarios y que entiendan que es una situación de salud para que ya no se instalen en la vía pública”, enfatizó Ayala Vázquez.

No obstante, comentó que las autoridades deben aplicar la ley de manera pareja, debido a que los ambulantes siguen en las calles y el ayuntamiento no pone orden.

“El ayuntamiento no tiene la capacidad para poner orden con el comercio informal, actualmente hace malabares y lo que puede, pero no es suficiente pues desde que llegó a la administración no cuenta con una estrategia para contener el ambulantaje”, señaló el representante de los establecidos.

Asimismo, reprochó que desde que comenzó el gobierno de Claudia Rivera Vivanco, no existe “piso parejo” para el comercio formal, por lo que existen 400 negocios en el corazón de la ciudad que están a punto de la quiebra.

A su vez el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo (Canaco), Marco Antonio Prósperi Calderón, informó que el sector juguetero se verá afectado hasta un 70 por ciento en sus ventas, pues señaló que esta es una de sus temporadas fuertes, en donde no pueden trabajar con el nuevo decreto.

En este contexto, indicó que es un tema de salud y de la economía, pero el comercio informal no ha tenido una regulación y contención para evitar su instalación, por ello el daño es mayor para los negocios que ofrecen juguetes.

El representante de Canaco, comentó que toda la cadena productiva del sector juguetero lo está condenando a su quiebra, debido a que se prepararon para la venta de esta temporada.

Agregó que hay gente de diferentes estados como Tlaxcala, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz, que adquieren estos productos en la entidad.

(milenio.com)