Para 2021, la agencia calificadora Moody’s Investors Service prevé una perspectiva negativa en los países de América Latina y el Caribe, ante la débil recuperación de la pandemia y presiones sociales; para México, estima que la recuperación tardará y los niveles de producción de 2019 no se alcanzarán antes de 2023.

En un documento, explicó que en América Latina y el Caribe, la recuperación general hacia los niveles de producción prepandémicos será lenta y desigual, debido al fuerte impacto en el empleo, la falta de redes gubernamentales de seguridad social, los altos niveles de informalidad económica, ahorros limitados y niveles de ingresos relativamente más bajos en comparación con el resto del mundo.

Moody’s enfatizó que el choque macroeconómico provocado por la pandemia aumentó en la región el índice de pobreza y la desigualdad de los ingresos, lo que invirtió el progreso social alcanzado en años anteriores.

Por tanto, alertó, es probable que esto lleve a la necesidad de ampliar las redes de protección social y aumentar el gasto público en toda la región; además, las demandas sociales tendrán un impacto en los balances fiscales y aumentarán la probabilidad de que los políticos se sientan tentados a favorecer las políticas populistas, lo cual comprometería la prudencia fiscal.

«En 2021, muchas economías de América Latina experimentarán una recuperación del crecimiento, beneficiándose de efectos base favorables tras la contracción sin precedentes generada por el coronavirus en 2020, la peor desde la Gran Depresión», indicó Jaime Reusche, Vice President de Moody’s.

Añadió que como resultado de la flexibilización de las medidas de confinamiento y del apoyo en materia de políticas públicas por parte de los bancos centrales y los gobiernos, la reactivación económica que comenzó en el segundo semestre de 2020 continuará y muchas economías de la región crecerán más de 3 por ciento.

Sin embargo, el producto interno bruto (PIB) permanecerá por debajo de los niveles previos a la pandemia tras una contracción de más de 5 por ciento en 2020.

En este contexto, señaló la agencia calificadora, la perspectiva crediticia negativa para la deuda de los gobiernos soberanos de América Latina y el Caribe en 2021 negativa refleja la expectativa de que las condiciones adversas que afectan la calidad crediticia de los soberanos continuarán en los próximos 12 a 18 meses.

Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en el primer trimestre de 2021 habrá una recuperación de la economía al igual que de los empleos perdidos debido a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19.

«En el primer trimestre vamos a estar ya con 1 millón de empleos recuperados para la economía formal y vamos a llegar a 20 millones 500 mil empleos inscritos en el seguro social, esto tiene que ver con la economía formal», afirmó.

(milenio.com)