Debido que la inflación acumulada en 2020 cerró a niveles por encima de 10 por ciento, para este 2021 se ajustaron las cuotas del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que se aplican a las personas físicas y eso implicará que la retención del gravamen será menor, lo que favorecerá más a las personas que están en la tabla con los salarios más bajos.

El Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó ayer en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la actualización de las tablas que establecen las tarifas del ISR, vigentes en 2021 para las personas físicas, lo que supone una disminución del impuesto en los recibos debido a la inflación.

El Anexo 8 de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) para 2021 establece las tarifas que se aplican para el cálculo del impuesto que pagan las personas físicas, de conformidad con el aumento inflacionario y como lo estipula la Ley del ISR.

La última vez que la SHCP realizó este ajuste fue a finales 2017, cuando se alcanzó una inflación anual de 6.77 por ciento, por lo que la actualización se hizo efectiva a partir del 1 de enero de 2018.

La tasa de ISR varía de acuerdo con el nivel de ingresos y el mayor beneficio se verá en los renglones con menores niveles de sueldos, aunque habrá un efecto en la tabla completa.

Por ejemplo, una persona que gana alrededor de 15 mil pesos paga una tasa de ISR de 21 por ciento, por lo que, del grupo de 15 mil pesos mensuales hacia abajo, será el que tenga la mayor parte del beneficio.

Sin embargo, se tiene que tomar en cuenta que con la inflación se está perdiendo poder adquisitivo, lo que quiere decir que las personas pueden comprar menos cosas con la misma cantidad de dinero que podían hacerlo antes.

(milenio.com)