Horas antes de la toma de posesión de Joe Biden, los funcionarios entrantes de la Casa Blanca dieron a conocer más detalles de las ambiciosas propuestas legislativas del presidente electo sobre la reforma migratoria, incluyendo un camino hacia la ciudadanía estadounidense para unos 11 millones de personas y una serie de acciones ejecutivas, entre ellas la detención inmediata de la construcción de vallas a lo largo de la frontera sur.

La administración entrante describió su paquete como un enfoque de sentido común para modernizar y devolver la humanidad al sistema de inmigración tras cuatro años de represión sistemática del presidente Trump contra la inmigración tanto legal como indocumentada.

La Ley de Ciudadanía de Estados Unidos, que según los funcionarios será enviada al Capitolio el día de la inauguración, ofrece una hoja de ruta de ocho años para la ciudadanía de los 11 millones de inmigrantes que se calcula que hay en Estados Unidos sin estatus legal. Si se aprueba, dará prioridad a tres categorías de personas para que reciban inmediatamente las tarjetas verdes: los trabajadores agrícolas, los que tienen un estatus de protección temporal y los beneficiarios de la Acción Diferida para la Llegada de Niños, conocidos como Soñadores, que fueron traídos a EE. UU. cuando eran niños.

Para calificar, los inmigrantes deben haber entrado a EE.UU. a más tardar el 1 de enero.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional puede hacer una excepción al requisito de presencia del 1 de enero y conceder una exención para la unidad familiar y otros propósitos humanitarios si un inmigrante fue deportado el 20 de enero de 2017 o después, y estuvo presente físicamente durante al menos tres años antes de la expulsión.

La revisión propuesta también incluye una ampliación de las admisiones de refugiados, un plan de aplicación de la ley en el que se despliega una mayor tecnología de vigilancia y aplicación de la ley a lo largo de la frontera, y aumentos de los límites máximos de los visados por país.

Aunque muchos defensores de los inmigrantes celebraron la llegada de Biden, algunos expertos en inmigración de larga data advirtieron que el proyecto de ley probablemente no se convertiría en ley en su forma actual.

Roberto Suro, profesor de política pública en la USC que ha seguido los temas de inmigración durante décadas, dijo que el proyecto de ley probablemente se bloquearía y pasaría a segundo plano frente a otras prioridades: una pandemia furiosa, la recuperación económica, los procedimientos de impugnación y las confirmaciones del gabinete.

“Esta es su oferta inicial para un largo proceso. Nadie espera que este sea el proyecto de ley final”, continuó Suro. “Si se promulga – y eso es un gran “si” – la realidad será muy diferente. La realidad será lo que se necesita para conseguir 10 votos republicanos en el Senado y eso va a ser difícil”.

El plan de Biden concedería a millones de inmigrantes un estatus provisional por cinco años, incluyendo autorización de trabajo y la posibilidad de viajar al extranjero, seguido de tarjetas verdes si pasan las comprobaciones de antecedentes y pagan impuestos. Tres años después de convertirse en residentes permanentes, podrían solicitar la ciudadanía.

El proyecto de ley también incluye disposiciones para abordar las causas fundamentales de la migración. Financia un plan interinstitucional de cuatro años por valor de 4.000 millones de dólares para aumentar la asistencia a El Salvador, Guatemala y Honduras, a condición de que sus gobiernos puedan reducir la corrupción, la violencia y la pobreza que provocan la huida de las personas.

Y establece centros de procesamiento designados en toda América Central donde las personas pueden inscribirse para el reasentamiento de refugiados y otras vías de migración legal, como el programa Menores de América Central, un programa de la era de la Obama descontinuado por el presidente Trump que tenía como objetivo reunir a los niños con familiares estadounidenses.

Los funcionarios entrantes de la Casa Blanca dijeron que la legislación da prioridad a los controles fronterizos “inteligentes” al autorizar fondos adicionales para aumentar la tecnología que puede acelerar la detección y el escaneo de narcóticos y otros contrabandos. Los fondos también se destinarían a la capacitación en seguridad y profesionalismo para los agentes de la patrulla fronteriza y más agentes especiales en la oficina del DHS que se encargan de investigar las conductas delictivas de los empleados.

Los funcionarios no dijeron cuánto dinero adicional se autorizaría, cuán pronto podría tener lugar o si se asignaría alguno al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas para las operaciones de aplicación de la ley más allá de las regiones fronterizas.

El proyecto de ley recuperaría los visados no utilizados, eliminaría los largos tiempos de espera, aumentaría los límites de los visados por país y aumentaría los visados de diversidad -que permiten la entrada en Estados Unidos de personas seleccionadas al azar de países con una inmigración relativamente limitada- de 55.000 a 80.000 por año. Ofrecería permisos de trabajo a los dependientes de los titulares de visas de trabajo H-1B y permitiría a los inmigrantes con peticiones de patrocinio aprobadas unirse a sus familias en EE. UU. mientras esperan que las tarjetas de residencia estén disponibles.

También eliminaría el plazo de un año para la presentación de solicitudes de asilo y aumentaría el límite de las visas U para las víctimas de ciertos delitos de 10.000 a 30.000 por año.

En los tribunales de inmigración, la legislación ampliaría la discreción de los jueces para revisar los casos y conceder ayudas, ampliaría la formación de los jueces, mejoraría la tecnología y financiaría la asesoría jurídica para los niños e inmigrantes especialmente vulnerables.

Y el proyecto de ley reemplazaría la palabra “extranjero” (alien) por “no ciudadano” (non citizen) en las leyes de inmigración, un alejamiento simbólico pero significativo de una clasificación que los inmigrantes han considerado deshumanizante durante mucho tiempo.

Los funcionarios dijeron que Biden anunciará simultáneamente una serie de medidas ejecutivas para ampliar la DACA, poner fin a la prohibición de viajar de Trump en 2017 dirigida a los países de mayoría musulmana, y detener inmediatamente la construcción del muro, así como investigar la legalidad de los métodos de financiación y contratación del muro. También revocará la orden ejecutiva de Trump que eliminó las prioridades para la aplicación de la ley de inmigración y convirtió a todos los inmigrantes en blanco de deportación.

Suro, de USC, dijo que el proyecto de ley probablemente no verá la acción del Congreso hasta por lo menos el otoño o principios de 2022.

“De repente estamos viendo la elección de mitad de período donde la Cámara de Representantes cambia de dirección y el Senado también”, dijo. “Cualquier republicano que esté en el 2022 o 2024 que vote por cualquier tipo de legalización tendrá que enfrentar un desafío del ala Trump del partido. Y todos lo saben”.

(latimes.com)