Especialistas en marketing político señalan que la incursión de actores, cómicos, cantantes y deportistas en las elecciones, es un viejo recurso para intentar ganar elecciones, pero sin ninguna aportación, propuesta, o mejoramiento para la sociedad. Solo se basan en su popularidad pero sin ideas.

Los operadores de partidos y candidatos indicaron que el ingreso a las boletas de estos personajes se debe a la desesperación de los institutos políticos por conseguir cargos de elección popular para incrementar el registro de votos.

La consultora electoral, Giselle PérezBlas señaló que esto no es nuevo. Se inició en Estados Unidos y en Europa, sin embargo, los partidos latinoamericanos son lo que siguieron con esta práctica e incluso abusan de ella, impulsando a todo tipo de personajes.

Y es que youtubers, actores, deportistas y cantantes buscan aparecer en la elección del 6 de junio de este año, entre ellos, Carlos Villagrán “Kiko”, Gabriela Goldsmith, “El Pato” Zambrano, Alfredo Adame, Rommel Pachecho, la actriz Malillany Marín, los luchadores “Tinieblas”, “El Carístico” antes “Místico”, “El hijo de Blue Demon, el ex futbolista Adolfo “el Bofo” Bautista, Héctor Hernández exvocalista de los Ángeles Azules, Paquita la del Barrio, y muchos más.

La especialista PérezBlas indicó que la inclusión de estos personajes no es una garantía de triunfo, ya que depende de la población en la que se encuentra el distrito en disputa.

Por su parte, el también consultor político venezolano, Amaury Mogollón, coincidió en que no es nuevo este fenómeno de incluir celebridades en ingresarlos a la arena política. “Uno de los casos más famosos ha sido el de Ronald Reagan, quien después de haber sido un famoso actor de Hollywood se convirtiese en presidente de los Estados Unidos”.

El especialista señaló que es fundamental trabajar en mejores liderazgos que se ganen la confianza de la ciudadanía y no en un artista o reina de belleza que decide contender, ya que esto afecta la representatividad y los buenos resultados de los gobernantes.

Asimismo, el polítolgo y experto en marketing político Gerardo Ávarez destacó que esta es una estrategia efectiva pero sin nungún valor para la sociedad. Dijo que buscar la popularidad sobre las propuestas, ideas o proyectos sólidos, solo perjudican a la ciudadanía en virtud de que habrán gobernantes o representantes de muy bajo perfil para las necesidades del país.