La fracción del PRI en la Cámara de Diputados pidió al Instituto Nacional Electoral (INE) vigilar la actuación de los llamados “servidores de la nación” para evitar el uso electoral de las vacunas contra COVID-19.

Pidió a la autoridad electoral asegurar que la aplicación de las vacunas no favorezca a un partido político, ni a sus candidatos, además de exigir al gobierno federal que transparente la labor de dichos servidores públicos.

“La incorporación y preponderancia de estos promotores del voto en la jornada nacional de vacunación genera incertidumbre y puede derivar en un desorden en la aplicación de las vacunas contra COVID-19, así como el uso electoral de las dosis”, advirtió la bancada priista encabezada por René Juárez.

Llamó por ello a garantizar una jornada electoral en el marco de la legalidad y pidió que todo hecho que vulnere el orden jurídico sea sancionado, más aún cuando esté relacionado con el uso de servidores públicos y el ejercicio de recursos de todas y todos los mexicanos.

En un punto de acuerdo presentado ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, los diputados federales del PRI remarcaron que los llamados “servidores de la nación” son empleados del gobierno que realizan acciones de proselitismo, apoyan la organización de los actos del Presidente de la República en plazas públicas, dirigen porras y ovaciones al mandatario, así como consignas y ofensas a los gobernadores de oposición.

Recordaron que los impulsores de la imagen presidencial pertenecen a la Secretaría del Bienestar y están identificados con los beneficiarios de los programas sociales.

Los legisladores priistas reclamaron por ello a las secretarías de Bienestar y de Salud un informe detallado sobre el presupuesto que operan, qué hacen y cuántos son los “servidores de la nación”, además de explicar cuáles fueron los procesos de selección y el listado total de beneficiarios vacunados, las dosis utilizadas, los módulos de aplicación y la región en que se encuentran laborando.

(milenio.com)