En 2020 ingresaron a México 40 mil 607 millones de dólares por remesas, que equivale a un crecimiento anual de 11.4 por ciento. Las remesas acumularon 5 años consecutivos rompiendo récord; sin embargo, solo el 0.7 por ciento llegaron en efectivo por migrantes, turistas o trabajadores.

De acuerdo con un análisis elaborado por BBVA México, el año pasado, el 98.9 por ciento de las remesas que se envían a México se hacen a través de transferencias electrónicas, 0.7 por ciento se entregan en efectivo o en especie y 0.4 a través de giros postales o bancarios (Money Orders).

Esto contrasta con la actual discusión en la Cámara de Diputados sobre el proyecto de decreto para reformar la Ley del Banco de México (Banxico) en materia de captación de divisas, lo que obligaría al banco central a comprar los dólares que no puedan captar las instituciones financieras y casas de cambio.

Respecto a la institución de cobro, 22.9 por ciento se reciben en bancos y 77.1 por ciento por instituciones no bancarias. Más de 95 por ciento de las remesas que llegan a México provienen de Estados Unidos, 1.6 por ciento provienen de Canadá, y otros países de importancia de origen de las remesas al país son: Reino Unido, Ecuador, Colombia, Chile y España. Desde Estados Unidos, los principales estados de origen de las remesas son California, Texas, Minnesota y Arizona.

El documento elaborado por Juan José Li Ng, economista del banco, señala que en el pasado mes de diciembre entraron a México 3 mil 661 millones de dólares, 17.4 por ciento más que en mismo mes de 2019, siendo el segundo mes de 2020 con la mayor tasa de crecimiento, solo superado por el mes de marzo, cuando aumentaron 35.1 por ciento.

Agregó que el monto de remesas en 2020 equivale a más de 875 mil millones de pesos, lo que supera el presupuesto federal de México aprobado para 2021 de las Secretarías de Educación Pública, Salud, Trabajo y Previsión Social, Bienestar y Cultura en su conjunto.

En 2020, el estado de Jalisco se posicionó en primer lugar como receptor de remesas en México con 4 mil 153 millones de dólares, desplazando a Michoacán que habla ocupado este puesto desde hace más de 15 años, el cual se ubica en la segunda posición con 4 mil 056 millones. Le siguen en orden de importancia: Guanajuato, Estado de México, Ciudad de México, Guerrero, Oaxaca y Puebla.

BBVA agregó que los mayores aumentos en el flujo de remesas en 2020 se presentaron en Baja California con 30.2 por ciento, lo que se explica, en parte, a que, debido a las acciones de confinamiento y restricciones a la movilidad en la frontera por la pandemia por COVID-19, muchos trabajadores transfronterizos o commuters decidieron quedarse a residir en Estados Unidos y mandaron dinero por medio de remesas en vez de entregarlo personalmente.

Otras entidades federativas que tuvieron crecimientos anuales importantes fueron Campeche, Quintana Roo y Baja California Sur, esto debido a que son los tres estados que menos remesas reciben en el país, y un mayor flujo puede reflejarse en variaciones porcentuales elevadas. Destaca también el caso de la Ciudad de México, en donde las remesas crecieron 24.3 por ciento. En 2020, solo Tlaxcala reportó una contracción en la recepción de este recurso en 4.8 por ciento.

(milenio.com)