*Mario Marín está acusado de torturar a la periodista; también se le señala de proteger a presuntos responsables de una red de pornografía infantil; fue trasladado a Cancún

Tras 16 años de las primeras acusaciones en su contra, el exgobernador de Puebla Mario Plutarco Marín Torres, el Góber Precioso, fue detenido por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) en Acapulco, Guerrero, ayer.

La detención del exfuncionario, acusado por el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho y señalado por ser cómplice de presuntos responsables de redes de pornografía infantil, se logró durante el cateo de una casa de tres niveles, con alberca y espacio para seis autos, ubicada en la zona urbana del puerto guerrerense, en la que se resguardaba el exmandatario priista y que, se presume, pertenece a su hermana Alicia Marín.

Posteriormente, fue trasladado a Cancún, Quintana Roo, donde era buscado.

¿Quién es Mario Marín, el polémico «Gober Precioso»?

Las acusaciones alcanzaron a Mario Marín, desde el inicio de su gestión como gobernador de Puebla, en 2005, cuando la periodista Lydia Cacho lo señaló por proteger, junto al empresario Kamel Nacif Borge, a Jean Succar Kuri, quien entonces se encontraba preso por el delito de pederastia. También fue acusado por detener de manera arbitraria y torturar a la periodista, autora del libro Los demonios del Edén, en el que relacionaba a Mario Marín con redes de pornografía infantil.

Cuatro años más tarde, en 2009, Marín se vio involucrado en otro señalamiento, cuando se le acusó por pederastia, luego de que salieran a la luz unas grabaciones en las que se mencionaba que el exgobernador había sostenido una relación sentimental con una joven menor de edad, de 17 años. Sin embargo, no fue sino hasta el 2019, cuando un Tribunal de Quintana Roo liberó una orden de aprehensión en contra del exgobernador, Mario Marín; así como del empresario, José Kamel Nacif; el exsubsecretario de Seguridad Pública de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, entre otros, por el delito de tortura en agravio de Lydia Cacho.

Aunque las órdenes fueron desechadas meses más tarde —en noviembre de ese año—, en diciembre del 2020, se volvieron a emitir nuevas órdenes de aprehensión en contra de los tres funcionarios.

Fue en 2006 cuando se filtró una conversación entre Mario Marín y Kamel Nacif, en la que se escucha al segundo llamar “héroe” y “mi gober precioso”, de ahí que se le conociera de esa manera.

El actual gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, reconoció a la FGR, la detención del exgobernador a la espera de que “la justicia se aplique con rigor” escribió en su Twitter.

Por esa misma vía, la propia Lydia Cacho expresó que llevaba 14 años “buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de pornografía infantil. Vamos por todos”.

(razon.com.mx)