México está listo para trabajar con Estados Unidos en iniciativas conjuntas en materia de migración, afirmó Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado.

Subrayó que el fenómeno migratorio tiene múltiples aristas que requieren de narrativas y enfoques actuales, junto con esfuerzos coordinados como la inversión en desarrollo integral en Centroamérica y el sur de México.

«En nuestro país lo tenemos muy claro y así se ha reflejado en la política de cooperación al desarrollo: la propuesta integral del presidente (Joe) Biden también lo contempla y México está listo para trabajar con Estados Unidos en iniciativas conjuntas”, puntualizó.

En un análisis difundido en redes sociales, Monreal sostuvo que cada año se hace más evidente la urgencia de una reforma migratoria en la Unión Americana, pues cerca de 70 por ciento de los 42 millones de personas adultas de origen hispano o latino en Estados Unidos tiene vínculos con este fenómeno social.

La reforma migratoria en Estados Unidos polariza a su sistema bipartidista y a la opinión pública, pero también halla puntos de encuentro. De los acuerdos que se logren alcanzar dependerá la situación jurídica de millones de personas migrantes.https://t.co/u53T8nTz2V

— Ricardo Monreal A. (@RicardoMonrealA) February 6, 2021

Precisó que al menos 19 millones son migrantes y alrededor de diez millones nacieron en el país vecino con madre o padre migrante.

El legislador reconoció que, desde el primer día de la administración de Biden, la reforma migratoria ha polarizado al sistema bipartidista y a la opinión pública estadunidense, aunque sostuvo que también existen “puntos de encuentro”.

“De los acuerdos que se logren dependerá la situación jurídica de millones de personas que viven en esa nación de manera irregular”, dijo.

En el documento “La reforma que no ha sido”, el senador Monreal remarcó que el tema de la discordia absoluta en Estados Unidos es el camino a la ciudadanía para once millones de migrantes con estatus irregular, pues los republicanos argumentan que la medida se podría traducir en un incentivo a la migración y generar saturación del sistema de asilo, así como crisis humanitaria en la frontera.

En contraste, indicó, la reintroducción de la llamada legislación dream cuenta con respaldo bipartidista para extender la residencia permanente y dar la oportunidad de que las personas que llegaron de manera irregular al país cuando eran menores cuenten con la ciudadanía.

“El lanzamiento de una iniciativa de reforma migratoria de este calado podría ser una buena noticia, especialmente si a esto se suman órdenes ejecutivas que ayuden a restablecer la dignidad de las y los migrantes, como la decisión de no excluir a las personas indocumentadas del censo estadounidense”, señaló.

(milenio.com)