La defensa de Alonso Ancira, presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), argumentó que el delito de lavado de dinero (operaciones con recursos de procedencia ilícita) que se le imputó a su cliente ya prescribió, y que el dinero que presuntamente “lavó” es lícito porque tiene su origen en las cuentas de AHMSA.

Ante José Artemio Zúñiga Mendoza, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del reclusorio Norte, los abogados señalaron que la Fiscalía General de la República (FGR) tampoco especificó en su imputación con qué calidad se le atribuye al empresario el delito.

Por su parte, los fiscales comentaron al juez que el delito que se le imputó a Alonso Ancira lo cometió como presidente de AHMSA.

La defensa del empresario también expuso que la compraventa de la planta chatarra de Agro Nitrogenados se realizó de manera lícita por haber tenido el carácter de presidente de AHMSA. Como prueba, ofrecieron el acta de escritura de la compraventa de la planta.

La FGR imputó a Alonso Ancira de presuntamente sobornar con 3.5 millones de dólares al director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, para que Pemex comprara a la empresa Altos Hornos de México la planta de Agro Nitrogenados en el complejo Pajaritos, en Veracruz.

La acusación de la FGR señala que Pemex pagó 273 millones de pesos por la planta cuando su costo real era 10 veces menor.

Como parte de este caso, la FGR mantiene asegurada la residencia de Emilio Lozoya, en la colonia Lomas de Bezares de la Ciudad de México, porque supuestamente la compró con el soborno de Alonso Ancira.

(milenio.com)