Los gobernadores que integran la Alianza Federalista aseguraron que es inaceptable que se utilice a las intuiciones del Estado para someter a adversarios políticos, por lo que refrendaron su respaldo al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca ante las acusaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Por tanto, nos defenderemos y defenderemos a cualquier integrante de la Alianza Federalista que sea atacado desde el poder central. Llevaremos a cabo todas las acciones necesarias en todos los frentes para defendernos de la embestida política que se ordena desde Palacio Nacional. Expresamos nuestra confianza en las instituciones de justicia de la Nación y hacemos un llamado a la Cámara de Diputados a que no actúe por consigna, sino en la defensa de la legalidad y la imparcialidad”, destacó el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles al fijar su postura.

El mandatario dijo que se busca desde la federación silenciar críticos o someter a la pluralidad política a la voluntad del Presidente o a la conveniencia de su partido. “La ley no es instrumento de campaña ni de venganza”. Sostuvo.

Por su parte Miguel Riquelme, gobernador de Coahuila comentó que no se puede someter a las entidades con herramientas políticas y judiciales. “Esto contribuye a crear un ambiente convulso ya que la razón política está por encima de la razón política. Apoyamos a Cabeza de Vaca y esperamos que no sea una embestida contra los gobernadores de la Alianza Federalista”.

Respecto a la propuesta de acuerdo nacional que el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Alianza Federalista, señaló que aceptan el acuerdo para no intervenir en los comicios electorales de junio próximo, así como evitar desde el poder federal todo tinte electoral en programas sociales, el uso indebido de recursos públicos y la compra de lealtades.

Por ello, los gobernadores de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, pidieron al Jefe del Ejecutivo retirar del programa a los Siervos de la Nación, “cuya presencia además de innecesaria es cuestionable”.

Jaime Rodríguez, mandatario de Nuevo León explicó que las campañas de vacunación universal en México, son mundialmente reconocidas por su efectividad y cobertura, “pero jamás precisaron de personal ajeno al del sector salud, ni lo requieren ahora”.

“Necesitamos un calendario de manera urgente ya que no sabemos cuando lleguen las dosis a los estados, pues estamos prometiendo a las personas que se van a vacunar y resulta que no llegan. Nos han llegado para los municipios de las periferias, pero para la zona urbana no”, destacó.

En tanto a la invitación de que Javier Corral, mandatario de Chihuahua, regrese a la mesa de seguridad, explicó que la federación debe dejar de crear conflictos en el estado, ya que se está arreglando el problema “y no se vale tratar de silenciar a los adversario con herramientas del Estado”.

(razon.com.mx)